Una nueva etapa

Hoy comienzo una nueva etapa en el ministerio de “Perlitas de Amor”. Esta visión fue tomando forma día a día, pasando por varias etapas. He tenido varios procesos de enfermedad, pero de todas Dios me ha sanado y he podido seguir adelante. Hoy mi Padre Celestial me hizo recordar un evento único, el día que colocó una biblia en mis manos. Yo recuerdo que fui de rodillas y le dije tantas cosas que salieron de mi corazón! Fue en el año 1964 y desde aquel momento ella ha sido mi amiga inseparable, hemos reído juntas, también llorado, me ha consolado, pero sobre todo, me ha revelado el gran amor de Dios y he aprendido a amarlo a El con eterno agradecimiento.

Dios se revela de forma maravillosa a través de su Palabra. Ella es Espíritu y Vida. Esto fue lo que despertó en mi aquella Palabra que recibí aquel día, la vida de Dios por su Santo Espíritu en mi ser, que hace nuevas todas las cosas. Creo que Dios ha puesto este pensamiento en mi, en este día porque quiere que abras su Palabra y recibas su revelación!! Para que tus inquietudes, dudas y preocupaciones sean atendidas por su Palabra, porque sí tiene respuestas que te darán mucha paz a tu vida, pues vienen de su mismo Espíritu. Recíbela!!

Navidad: El mejor árbol eres tú

Observaba como las personas se mueven con tanto entusiasmo para buscar y escoger el mejor árbol para celebrar la Navidad, y luego se dan a la tarea de adornarlos. Cuántos adornos le colocan!!!, son tantos que a veces el árbol no se ve, y pienso como Nuestro Padre Celestial nos compara a nosotros con un árbol que plantado junto a corrientes de aguas, da su fruto en su tiempo y su hoja no cae y todo lo que hace prospera (Salmo 1:3)
Así es nuestra vida en el espíritu, pero no así es este árbol que seleccionamos y adornamos para celebrar la Navidad queriendo que luzca hermoso, pero es de corta duración y sus adornos sólo tienen apariencia. Entonces, como vamos a valorar éste, nuestro “árbol” escogido por Jehová que colocado junto a corrientes de aguas (que es su Palabra), que da su fruto en su tiempo y su hoja no cae y todo lo que hace prosperará?
Pues tenemos que cuidarlo, alimentarlo, hidratarlo y que los frutos del Espíritu sean los adornos que coloquemos sobre él, dejando espacio para que el “árbol” siempre pueda verse, porque es en él que otros podrán ver al Árbol de Jehová, al Árbol de la Vida Eterna. Recordemos en esta Navidad y cuando estemos frente al árbol natural, de no desatender el árbol espiritual, ése que nos acompañará hasta la eternidad, Amén. Dios el Señor de la vida, los bendiga.

Acciones de Gracias

Este año cuando celebramos nuevamente el Día de Acción de Gracias, pensemos por un momento cuando Jesús al sanar diez leprosos cuestionó porqué sólo uno regresó a darle las gracias, y preguntó: “No son diez los que fueron limpiados? Y los nueve, donde están?. Tal vez aquel que regresó miró su cuerpo y se vió sano, pues esa era quizás la sanidad que necesitaba. Pero los otros quizás necesitaban otra sanidad, la del alma, del corazón y del espíritu, ser libres, esa es Sanidad Divina que te permite no mirarte en lo físico sino en el Espíritu, para valorar lo que verdaderamente confirma la existencia del Dios de la Eternidad en nuestra vida y agradecerle cada instante de nuestra preciosa vida en el Espíritu. Regresemos hoy y busquemos aquellos nueve que no se dieron cuenta que su sanidad era espiritual y por eso no regresaron a darle gracias a Jesús, tomémoslos de las manos y volvamos al camino donde Jesús los espera para recibir sus acciones de gracias. Gracias Señor, porque en este día alzamos nuestros ojos a lo alto, buscando encontrar tu dulce mirada, esa que penetra al corazón y nos inunda de tu Paz, esa que sobrepasa todo entendimiento, por esto estamos muy agradecidos. Démosle gracias a Jesús no mirando nuestro cuerpo físico, sino el espiritual, el que glorifica al Padre Dios en Cristo Jesús, Señor Nuestro. Dios los bendiga.

Buenos administradores de la Gracia de Dios

Dios está atento para ver que estamos haciendo con los dones o regalos que El ha puesto en nuestras manos. Estos son muy valiosos pero no debemos retenerlos sólo para nosotros, sino administrarlos con mucha sabiduría para bendecir a otros. Esto es lo que permite que Dios siga ampliando esos regalos, pues El quiere bendecir a todos por igual. Todos somos enriquecidos con hermosos dones, pero no todos nos damos cuenta que aunque los poseemos no nos pertenecen, sólo los administramos. Un día Jesús el Mayordomo de nuestras vidas espirituales, pasó cerca de una higuera, no por casualidad sino con propósito, buscó fruto en ella más la higuera no tenía nada y como El conocía todas las cosas, saben que hizo? Declarar que ya jamás lo hiciera, pues el tiempo de dar fruto ya había terminado. Todo tiene su tiempo y debemos aprovecharlo, compartiendo los dones que Dios nos ha prestado. Si tienes el don de cuidar un enfermo sea niño o quizás un anciano, hazlo! es un don hermoso y Dios lo mira como si lo estuvieras haciendo a El. Esto por mencionar alguno, pero lo que has de hacer, hazlo para el Señor y no para los hombres, y sobre todo con mucho amor, porque del Señor recibirás la recompensa. Así nos ayude Dios y por eso comparto hoy este don, que es su Palabra.

Los pensamientos

Hoy tengo una palabra para compartirla con ustedes relacionada con los pensamientos. En este tiempo somos cautivados por muchos pensamientos que no vienen de Dios y nos pueden confundir, incluso a aquellos que tienen la convicción que Dios dirige sus pensamientos y han visto su hacer y su querer obrando sobrenaturalmente en sus vidas. Intervenciones que si Dios no hubiese puesto su mano, nada hubiese sucedido y que fue el fruto de haber recibido un buen pensamiento en Fe. Entonces nos preguntamos, y cómo podemos identificar y separar unos de otros en este tiempo de tanta confusión? Primero, orando al Señor por iluminación, luego por los frutos de los mismos. Un pensamiento que Dios pone en tu corazón, viene con mucha paz, no te aprisiona y aunque tome su tiempo en la espera, sientes libertad porque Dios mismo te la imparte por su Espíritu y va deshaciendo o quitando los obstáculos (porque se van a presentar, para distraer la atención de lo que ya tu vas entendiendo que es el plan de Dios para tu vida). No olvidemos que tenemos un Ayudador y lo que para ti es imposible, no lo es para El. Consideremos esta palabra:
1ro de Reyes 19: 1-18 Hubo un hombre usado por Dios llamado Elías y los milagros que Dios hizo a través de él fueron extraordinarios. Pero un día llegó hasta él una noticia que cambió su forma de pensar y este pensamiento no estaba de acuerdo con la dirección divina y fue de la mente al corazón y luego a la acción. Se olvidó por un momento de las grandes victorias que Dios realizó usándolo a él. Por eso un día perdió su norte momentáneamente, comenzó a pensar: que yo haré? en vez de: que hará el Dios al cual yo le sirvo? El que hizo prodigios y maravillas en el ministerio que me dio y El fue glorificado. Pero como no pensó así, su pensamiento construyó otros pensamientos y cuando vino a ver perdió la visión, tuvo miedo y fue y se escondió en una cueva. Se olvidó del Dios al cual él le servía y de los milagros que había hecho a través de él, anulando así lo sobrenatural y tornándose a mirar con los ojos físicos y no con los espirituales. Pero Dios que es Omnisciente, ya lo había visto (como nos está mirando a nosotros) y vino a él palabra de Jehová y le dijo: Que haces aquí Elías? (Hasta a eso nos puede llevar un falso pensamiento). El le expuso su pensamiento: hay crisis en Israel, y han matado a tus profetas y sólo yo he quedado y me buscan para quitarme la vida. El le dijo sal fuera y ponte en el monte de Jehová. Dios te quiere en las alturas y aunque hubo varias manifestaciones del poder de Dios delante de él, su pensamiento estaba firme y confiado en lo que nuestro Padre Celestial siempre quiere hacer para nosotros, darnos pensamientos de paz. Así que estando Elías atento a lo que sería su gran bendición, la recibió cuando Jehová en un silbo apacible y delicado hizo presencia, liberando así su pensamiento humano, permitiéndole a Jehová cumplir su propósito en él. Que ese silbo apacible y delicado que sale del corazón del Padre Celestial, inunde tus pensamientos y tu espíritu desde ahora y para siempre, Amén. Dios los bendiga.

La alabanza de los pajaritos

Hoy en la mañana el Espíritu Santo me trajo un pensamiento, algo que me sucedió hace algunos años y me marcó y vez tras vez me visita. Es que estas son las experiencias que vivifican todo nuestro ser y siguen dando testimonio a tu vida de cuán grande es nuestro DIOS y que HERMOSO es poder servirle.
Les cuento esto que me sucedió, estaba enseñando en la Iglesia a unos niños de 5 a 6 años y ese día la lección nos dirigía a sacar los niños fuera del templo para mostrarles la naturaleza que nos rodeaba. Pero para mi sorpresa, y para ellos muy en especial, fue que cuando cantábamos: “Demos gracias al Señor, demos gracias…por la mañana las aves cantan las alabanzas…” En ese momento el Señor nos había preparado un escenario …. un pajarito del lado izquierdo y a la misma vez uno del lado derecho, allí juntaron sus piquitos y los niños se emocionaron, y gritaron: Maestra se besaron! Ellos también lo entendieron así y no callaron. Llegaron al templo celebrando lo que Dios les había regalado a través de aquella enseñanza y de aquel maravilloso espectáculo del tierno amor de Dios. Ellos también me dieron una lección a mí! Reconocer al Señor en todo, en los grandes acontecimientos, donde a veces se necesitan grandes ensayos para asegurarnos que todo estará bien, pero también en los pequeños acontecimientos y que estamos pasando por alto, donde no ha habido ensayo porque vienen del Artista Divino, nuestro Creador, como lo fue éste que preparó para nosotros.
La palabra del Señor dice que la creación misma esta gimiendo y como no le estamos haciendo caso, Dios usa a los niños para dirigirnos a ponerle atención. Acontecimientos que se están manifestando en la naturaleza y tenemos que corregirlos con la dirección de Dios y su Santo Espíritu y seguro volveremos a ver no solo los pajaritos besarse y la naturaleza alegrarse, sino que Dios mismo traerá un avivamiento de su Amor a esta generación y lo recibiremos como niños. Dice la Palabra del Señor ahora permanecen la Fe, la Esperanza y el Amor, pero el mayor de todos es el AMOR.

El don de la paciencia

Hoy repasando circunstancias pasadas, donde tuvimos que asumir el don de la paciencia, y logramos alcanzar a ver los beneficios y bendiciones de la espera, pude entender con mayor profundidad que no fue en vano. Y es que para esperar en el Señor se necesita de mucha disciplina, ya que en ella, Dios está formando su carácter en nosotros. Evalúate y medita por un momento, cuando pasaste por la última situación que requirió una espera, pero que para ti fue “desesperante”, no recibiste más de lo que esperabas? De cierto, Dios estaba trabajando en tu vida como el alfarero trabaja la masa del barro sobre la rueda. En el carácter de Jesús nunca vimos reflejada tal acción, Su paciencia siempre le permitió recibir lo que esperaba de su Padre, en su tiempo.
Hoy no se cuál es tu desesperación, pero no te desanimes es posible que sólo le falten algunos pasos a la espera. Y como en otras veces anteriores verás la obra terminada, y habrás logrado parecerte más a Jesús, en su carácter. Recibirás eso que esperas y no tardará, el Dios nuestro es fiel a sus promesas.

En Jesús está la Salvación

Dice la Palabra del Señor, no tengamos en poco “una Salvación tan grande” (Hebreos 2). El es merecedor de toda alabanza. Hoy quiero bendecir a Dios de una forma especial, porque pude entender, que lo que hace la diferencia y es de gran peso de gloria en el servicio de su reino y no quedará sin recompensa, es lo que hacemos con un corazón dispuesto (Salmo 108 :1). Y muchas veces no es el que tiene mucho tiempo libre, sino el que deja hasta de suplir sus propias necesidades, para entre sonrisas y alabanzas suplir para las necesidades de aquel que el Señor puso en su camino. La obediencia es mejor que cualquier sacrificio.

Un nuevo día

Bueno es el Señor, El nos regala un hermoso día y nos ha prometido acompañarnos, si se lo permitimos. De seguro nos ha de dirigir por el camino donde encontraremos las aguas salutíferas, esas que sanan el alma cansada, el espíritu angustiado y la debilidad corporal. Hoy decídete a darle tu mano incondicionalmente, de seguro no te arrepentirás, porque El es BUENO!!!!!

Compartir

Hoy quiero analizar una palabra que para mí tiene mucho significado “compartir” y la aplico a este don que he recibido del Señor: Escribir. El Señor es quien pone en mi pensamiento el tema a desarrollar, pero lo que me causa mayor satisfacción es compartirlo, y que sea de bendición a otros. Es como compartir un alimento y lo es, pero espiritual. No escribo cuando quiero, si no cuando el Espíritu Santo me dirige. Lo importante no es la cantidad, pues Jesús con poco hace maravillas, así como tomó los cinco panes y los dos peces de aquel niño en el desierto (Juan 6: 1-13) y alimentó una gran multitud que tenía hambre. Hoy también hay hambre de La Palabra De Dios y Dios la está sirviendo en el desierto de nuestra vida. No miremos la cantidad, hoy mismo esta porción no te parezca poco, de seguro será suficiente para alimentar a todos los que la deseen. Comparte lo que recibes sea mucho o sea poco, en las manos del Señor Jesús será suficiente.